Close

Bio

Las puertas para convertirnos en lectores son los libros y las personas que ingresaron a los libros antes que nosotros por pasión, convicción capacitación, deseos de transformación; personas que decidieron convertirse en puertas por donde los libros llegaron a otros.

María Teresa Andruetto, «Leer, derecho de todos»

Nací en Buenos Aires en 1992. Parafraseando a Walsh, a los quince años decidí que, de todos los destinos terrestres, la tortuosa carrera de Letras era el que más me interpelaba.

Hacia Puan me encaminé, entonces, al terminar el secundario, y me recibí de Licenciada en 2016. A lo largo de los seis años de carrera, fui incursionando en diferentes autores, actividades, disciplinas, lenguajes artísticos, idiomas, culturas: dentro de ese caos inconexo me perdí y me sigo perdiendo, y es de esa mezcla de donde surgió la visión que hoy tengo de mi profesión.

Considero a la lectura y a la escritura como dos prácticas potentes para intervenir en el aquí- ahora. Es ese el enfoque desde el cual me paro frente a mis alumnas y alumnos en mis clases de Literatura en la escuela media. Es esa la mirada que pongo en práctica a la hora de encarar mis proyectos de investigación. Es ese el punto de partida desde el cual coordino mis grupos de lectura para adultxs. Desde el deleite, el placer, la entrega. Pero también desde el pensamiento, el esfuerzo, el distanciamiento y la intervención. Desde la pura disrupción.

Algunas de las zonas que estoy trabajando actualmente y que me interesan abordar desde mi disciplina son: el vínculo entre las ciudades y la literatura, la relación entre los discursos ficcionales y los testimoniales, los cruces entre las artes visuales y la literatura, la demonización de la enfermedad mental y su tratamiento en la literatura, los libros álbum y la literatura con niños y niñas.

Además del mundo de las letras, diariamente me dejo habitar por otras dimensiones: desde la astrología al origami, pasando por la locución, y el estudio de idiomas, como el italiano. ¿Serán todos rodeos por temor a encontrarme cara a cara con la escritura? ¿O será un intento desesperado por unir lo dicotómico y generar algo divergente, una especie de escupitajo a la cara de la hiper-especialización que nos impone hoy la academia? Sospecho que una combinación de ambos, quizás…