Close

Mutar

Mudar es mutar. Matar.
El hogar, la mente.

Habito una cueva con floripondios. Un útero mullido, una caracola cálida con colgajos, móviles y caleidoscopios que distorsionan las figuras del exterior. Allá soy heroína, soy diosa Atenea, soy mi propia guerrera. Fogueo el largometraje de mi vida en el que mis amores platónicos se concretan al unísono. Bailo sin coreografías, me hechizo hasta perder la razón, ataco mis extremidades y las culpo por ser tan asquerosamente tiernas. Batallo cada noche contra mis propias artimañas y, al vencerlas, las recreo y las potencio.

Soy una equilibrista que se desliza a hurtadillas por los cables de la ciudad: me contamina el hollín que emana de mi propia contextura física y psíquica. En cualquier momento, voy a aparecer tatuada contra el pavimento.

La fluoxetina empaqueta los delirios pícaros y embala todas las marquitas que se fueron posando en las costillas de la coraza desde la hora cero de mi primer llanto. Encapsula el borboteo que anida en mi timo y calla el griterío celular que no está de acuerdo con nada de lo que está pasando. Lo silencia.

La fluoxetina no es fluorescente, ni flexible, ni feliz, ni floral. Es verde, redonda, ranurada y extremadamente amarga. Queda en el paladar si no la trago con un buen sorbo de agua: se pegotea y hace gorgotear.

La fluoxetina en marca comercial es Foxetin, de Gador. 20 mg x 60, va con duplicado. 20% de descuento con la obra social. Te molesto con la credencial y el DNI, por favor. ¿Algo más?

Desplazamientos obligados. Exilio con equis de fluoxetina, sin que yo lo pidiera. Pasaje forzoso de la existencia en clave flúo al estatismo de la -etina.

Veinte días conducen al sedimento, a una coraza deshumanizadora. La bienvenida: cuadrado estéril y blanco. Aséptico, androide, con la faz de un cyborg. La túnica de fuerza, el atuendo esperable: ropaje que estabiliza, protege. Me vuelve rígida, invisibiliza mi llanto y ahoga mis orgasmos.

Me prometen que no va a ser para siempre y se expresan con metáforas comunes: esto es un bastón, un salvavidas. Mienten. Es una prótesis, una sombra. La fluoxetina me inunda, avanza por mi sangre, eleva los niveles de serotonina, se acumula y atenúa las vibraciones. Anestesia, me desvitaliza: me convierte en ser de plástico. Avanzo y, de reojo, vislumbro la superficie de los elementos, de las caricias, de los rodeos, de los rencores y ronquidos: nada me rasguña, nada me hiere ni me mancha.

Nada me importa.

Ya no hay porciones de la existencia que sean brillantes, ni excesivas, ni dramáticas, ni magnéticas, ni agobiantes, ni… ni. Todo es ni.

Confiscan los documentos de mi fantasía y hacen un nudo con mi cúmulo de humaredas, pociones y conjuros. Es a la fuerza, rompés el blíster y tragás, de lo contrario, te vierten la culpa pegajosa encima.

Tranquila, ya llega el comprimido que se irá apilando de a poquito en las curvas de tu laberinto. Mi diosa Atenea se deshidrata y entrega sus armas de guerra. Ya estamos, ya veinte días, ya se termina de formar la alfombra mágica que te muda sin escalas allá, a ese otro lugar. Al intersticio ambiguo, zona de contacto donde se difumina el en-vos y se corroe el fuera-de-vos.

Allá ni cerca ni lejos, donde no reconocés caras ni texturas, donde todo es terso y enmascarado. Allá donde estoy tranquila. Donde mudo y dejo de ser yo.

About the author Soledad Arienza

Me fascinan las cúpulas de Buenos Aires y el hall del Teatro San Martín. Siento predilección por algunas estaciones de la línea A. Me gusta el verano. Amo la papelería, en general, y los cuadernos y libretas, en particular.

All posts by Soledad Arienza →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.